Familias y ...


Respeto

Enojo

Tensión

Manejo del Tiempo

Valores

Responsabilidad

Escuelas

Disciplina

La Adolescencia

Pandillas

Drogas

¿Todavía esta enojado(a)?

El enojo es un poderoso proceso emocional que nos afecta a todos en diferentes momentos y por diversas razones. El enojo, como todas las emociones, viene de adentro. Es una reacción normal que tenemos hacia algo o alguien, no es algo forzado. Debemos aprender a expresar nuestro enojo de maneras apropiadas.

El proceso de enojo comienza cuando encontramos un "estímulo de enojo." Las pequeñas cosas, como tropezar un pie o botar un tenedor en un restaurante de lujo, puede ser un estímulo que nos causa enojo. Alguna gente se enoja con solo decirles lo qué deben hacer, o cuando son omitidos en una conversación. La discriminación por raza, sexo, creencias o capacidad, y abusos físicos o psicológicos son situaciones serias que pueden causar una reacción de enojo.

La causa u origen de nuestro enojo determinará cómo experimentamos el proceso de enojo. Las pequeñas cosas pueden no provocar una reacción fuerte de enojo. Sin embargo, una serie de pequeñas cosas en un día agotador puede hacernos enojar bastante como para responder verbal o físicamente. Generalmente, cuanto más importante y sensitiva la situación, más intensa será nuestra respuesta de enojo. Es importante que cada uno de nosotros observe las causas de enojo, no importa qué tan grandes o pequeñas nos parezcan. Un estímulo de enojo para una persona puede no generar una respuesta de enojo para otras. Además, nuestras reacciones pueden cambiar en la medida que crecemos, maduramos y aprendemos a través de nuestras propias experiencias.

Escriba una nota sobre qué tan enojado se pone. Pregúntese, ¿ Estoy un poco o realmente enojado? Esta pregunta debe hacerse tan rápidamente como cuando usted experimenta un estímulo de enojo. Entender el nivel de enojo le ayudará a entender sus posibles respuestas. Con práctica, cada uno puede determinar exactamente sus respuestas cuando está enojado. Las palabras que utilizamos para describir nuestro enojo, como molestos o furiosos, pueden ser las claves. Si usted puede entender sus respuestas al enojo, entonces usted puede aprender a trabajar su comportamiento de maneras sanas eligiendo una respuesta apropiada.

Usted también debe pensar sobre la situación después que el enojo haya pasado. Considere la causa, el proceso, el nivel, y el resultado del enojo para determinar en qué punto usted pierde control o la calma.

Regresar a Familias y Enojo

 
 
Adaptado al español por Dr. German Cutz, Especialista en programas de Extensión en español, Extension de la Universidad de Illinois.
  Comentarios