Familias y ...


Respeto

Enojo

Tensión

Manejo del Tiempo

Valores

Responsabilidad

Escuelas

Disciplina

La Adolescencia

Pandillas

Drogas

Estableciendo una estructura razonable en la vida de los adolescentes

Los adolescentes desean estructurar –ordenar- sus vidas. Para empezar a construir esa estructura, los adolescentes necesitan amor y confianza. Ellos necesitan saber que sus padres están dispuestos a darles el amor y apoyo que ellos desean. Los adolescentes también necesitan estar seguros que nadie o nada puede cambiar el compromiso de sus padres hacia ellos- ni siquiera su propio crecimiento, madurez, los cambios de humor, malos comportamientos o enojo por algo que los adolescentes hayan hecho. Los adolescentes desean que sus padres mantengan autoridad a la vez que les permitan hacer algunas decisiones propias.

La manera que usted puede ayudar a sus hijos adolescentes a establecer estructuras razonables y permanecer cerca de ellos es compartiendo tiempo y momentos juntos. Los padres mal interpretan el aumento en el interés de los jóvenes por estar con sus amigos y el desinterés por estar con la familia. A los adolescentes les gustaría pasar más tiempo haciendo cosas con sus padres. Mirar televisión no cuenta como tiempo para estar juntos.

Conforme sus hijos adolescentes maduran, es muy importante que los padres pasen tiempo con ellos, juntos –uno a uno. Sus hijos adolescentes necesitan tiempo para hablar con ustedes en privado, sin ningún otro miembro de la familia presente.

Hablen con sus hijos adolescentes sobre las cosas que a les interesan o les preocupan. Asegúrese de mostrar un verdadero interés en lo que está pasando. Cuando hablen con sus hijos adolescentes ponga toda su atención, responda a todas las preguntas que ellos les hagan y no interrumpan a sus hijos mientras ellos hablan.

Una manera de ayudar a sus hijos adolescentes para que se conviertan en adultos es permitir que ellos entren su mundo (como padres.) Compartir sus sentimientos y preocupaciones con sus hijos adolescentes es importante. Evite causar preocupaciones innecesarias.

Es muy importante el confiar en los adolescentes. No espere lo peor, sino siempre piense en lo mejor. Decirle a sus hijos que a usted no le gustan sus amigos causará que sus hijos no traigan amigos a la casa para que usted los conozca. Si algo sale mal, piense que sus adolescentes tuvieron buenas intenciones.

Es muy importante que usted trate a sus hijos adolescentes con respeto. Los adolescentes necesitan la misma manera civilizada que los adultos diariamente usan con extraños en la calle. No les quite méritos a sus hijos adolescentes.

Es importante que usted apoye a sus hijos adolescentes. Lo que parece un pequeño problema para usted puede ser verdaderamente complicado y problemático para sus adolescentes. Los adolescentes no tienen la experiencia que los adultos han adquirido. Hágale saber a sus hijos que usted entiende lo mucho que lastima cuando una situación dolorosa o una situación que causa enojo sucede en sus vidas. Conforme ellos maduran, los adolescentes pueden recordarse de algunos de los problemas de su pasado y reírse de la situación que les causó tanto enojo porque simplemente era una situación sencilla.

No permita que por ser hombre o mujer usted se aleje de sus hijos adolescentes. El sexo de sus hijos adolescentes no debe determinar la manera en que usted se relaciona con ellos. Es muy normal para una mujer adolescente hacer cosas con su padre o para un hombre adolescente hacer cosas con su madre. Es también perfectamente normal que los muchachos ayuden a cocinar y a lavar los platos o que las muchachas ayuden a cortar el césped o reparar el carro.

Las cosas más importantes que usted debe recordar son: hablar con sus hijos adolescentes, escuchar todas sus preocupaciones y ofrecer sugerencias cuando éstas sean requeridas por sus hijos. Esto ayudará a sus hijos a ordenar su vida de adolescentes.

Regresar a Familias y Años de Adolescencia

 

 
Adaptado al español por Dr. German Cutz, Especialista en programas de Extensión en español, Extension de la Universidad de Illinois.
  Comentarios