[Skip to Content]
University of Illinois Extension
Herb Gardening

Jardinería con hierbas

Hay varias maneras de definir una hierba. En botánica una hierba es una planta herbácea sin tallo leñoso que muere en el invierno. Otra definición de hierba es toda planta o parte de una planta utilizada históricamente para uso medicinal, culinario o cosmético. Y la definición más amplia de hierba es “planta útil” pero deberíamos preguntarnos a qué se hace referencia con el término útil.

Herbs are easy to grow.

En el sentido amplio, la palabra hierba podría definir cientos de plantas. Mientras que muchas hierbas son herbáceas hay otras tantas que desarrollan tallos leñosos. Los jardineros elijen las hierbas por su valor culinario, aromático o medicinal. Y, además de estas cualidades tradicionales, muchas hierbas también aportan valor ornamental a los jardines.

Las hierbas se clasifican en anuales, perennes o bienales según crezcan de semilla cada año o resurjan de coronas, raíces o bulbos invernantes. Existen muchas hierbas clasificadas como perennes tiernas que se venden en algunas partes del país donde no pueden pasar por su estado de dormancia correctamente. Estas hierbas se cultivan generalmente en recipientes durante el verano y se trasladan a lugares cerrados antes de que llegue el frío para que invernen donde les dé el sol. Cuando termina el invierno se las vuelve a trasladar afuera.

Resulta útil tener en cuenta las zonas de rusticidad de las hierbas perennes que compre y las zonas de rusticidad de su jardín. Esto sirve para evitar desilusionarse en caso de que la hierba que adquirió no dure en su jardín si no es la adecuada para la zona en la que está ubicado. Será necesario planificar que la planta inverne la temporada siguiente.

Las hierbas también pueden clasificarse como robustas o finas (suaves). Las hierbas robustas tienen cuerpo, sabor intenso y suelen utilizarse solas o mezcladas con otras. Las hierbas robustas toleran la cocción y pueden utilizarse en guisos o platos cocidos al horno o a la parrilla. Las hierbas como el romero, el tomillo, la salvia y el ajo son robustas.

Las hierbas finas pueden combinarse bien con otras o, cuando se cocinan, se suavizan. Se las agrega generalmente al final del proceso de cocción. Las hierbas finas se usan en ensaladas o se las ingiere crudas. El eneldo, la albahaca y el perejil son hierbas suaves y finas.

Tamaño y diseño de los jardines de hierbas

Lo que respecta a la apariencia o el tamaño de un jardín de hierbas queda en manos del jardinero. Los jardines dedicados sólo para el cultivo de hierbas dispuestos de manera meticulosa resultan vistosos pero no son necesarios y resultan poco prácticos.

Las hierbas se prestan para ser incorporadas en una huerta o entremezclarse entre flores perennes o anuales. Será suficiente disponer de algún espacio en la ventana de la cocina, por ejemplo, o en el patio para quienes quieran tener a mano hierbas frescas. Las hierbas perfuman los jardines especialmente cuando crecen en lugares de paso. Se las puede utilizar en cercos, bordes o cubiertas de suelo. El color y la textura del follaje de las hierbas combinan con la mayoría de las plantas. Las hierbas cultivadas en recipientes son muy útiles y vistosas. Es posible sembrar una sola hierba en un recipiente como planta única o varias hierbas juntas para lograr un práctico jardín de hierbas culinario.

Cultivo general

Las hierbas son fáciles de cultivar. Simplemente hay que seguir algunos requisitos básicos. La mayoría de las hierbas toleran el pleno sol. Otras, toleran la sombra parcial. Todo suelo bueno es suficiente para el cultivo de hierbas. Antes de plantar se sugiere incorporar al suelo materia orgánica en cantidad adecuada como compost o abono animal descompuesto. Esto sirve para mejorar la estructura general del suelo, para airearlo y para aportar algunos nutrientes. También es crítico el buen drenaje especialmente para varias hierbas perennes. Los suelos húmedos que no drenan bien, en especial durante el invierno, acortan la vida útil de varias hierbas perennes. Si el lugar elegido para cultivar hierbas no tiene buen drenaje, arme canteros elevados. Fertilice las hierbas del mismo modo en que fertilizaría una huerta. La fertilización influye en el desarrollo de la hierba y en la producción de aceites aromáticos.

Para producir hierbas saludables también es importante prestarle atención al riego oportuno. Muchas hierbas perennes, una vez que se establecen, toleran suelos que tienden a secarse entre riego y riego. Las hierbas anuales se desempeñan mejor en los suelos que se mantienen siempre húmedos. De este modo, se favorece el desarrollo de las hojas ricas en aceites aromáticos. El mulch, o cobertura de superficie, contribuye a mantener la humedad del suelo y a reducir el desarrollo de malezas.

Para cultivar hierbas en recipientes es necesario utilizar recipientes con agujeros para drenaje adecuados. Rellene los recipientes con tierra especial para macetas. Después de plantar, coloque el recipiente en un lugar soleado. Para que el jardín de hierbas produzca durante todo el verano y mantenga su buen aspecto es necesario regarlo con frecuencia. El uso de un fertilizante líquido multipropósito mezclado según las indicaciones de la etiqueta es suficiente para mantener plantas de calidad.

Página siguiente »