[Skip to Content]
University of Illinois Extension
Herb Gardening

Menta

Mint

Mentha sp.

Perenne

Descripción

Aunque existen muchos tipos de menta que pueden cultivarse en un jardín, cada una con su sabor distintivo, la menta piperita (Mentha x piperita) y la hierbabuena (Mentha spicata) son las más comunes. Alcanzan una altura de entre 1 y 3 pies y se esparcen por rizomas subterráneos. Producen flores violetas.

Cultivo

La menta es una planta perenne muy resistente. Se desarrolla a pleno sol pero tolera la media sombra. La menta se propaga por trasplante de brotes o raíces. Debido a que la menta es de hábito de crecimiento prolífico, se torna invasiva en el jardín. Plántela donde no interfiera con otras plantas y controle el sistema de crecimiento radicular.

Lo más recomendable es cultivar la menta en recipientes y no directamente en el suelo. Otra opción es plantar la menta en recipientes grandes sin fondo que se entierran en el jardín. Esta técnica no siempre funciona porque la menta puede salirse del recipiente y tornarse invasiva. Para mantener las plantas fuertes se sugiere dividirlas cada 3 ó 4 años. Para mantener el sabor de las hojas se recomienda cortar los tallos florales a medida que van apareciendo.

Cosecha

Las hojas se pueden cosechar a medida que se las necesita. Sin embargo, el crecimiento nuevo se produce cuando los cortes se realizan con más frecuencia. Las hojas más sabrosas son las más nuevas. Una vez que nacen las primeras flores es el momento ideal para sacar las hojas y secarlas. La menta dura entre 3 y 7 días en un recipiente con agua. Dura aproximadamente una semana en el refrigerador seca y envuelta en plástico.

Uso

La menta suele utilizarse en platos a base de carne de ternera, cordero o cerdo como así también en bebidas y gelatinas.

« Volver a la Lista de hierbas