¿Qué es Ansiedad?

La Asociación Americana de Psicología define la ansiedad como "una emoción caracterizada por la aprensión y los síntomas somáticos de tensión en los que un individuo anticipa el peligro inminente, la catástrofe o la desgracia" y distingue la ansiedad del miedo al describir la ansiedad como orientada al futuro y larga, mientras que el miedo suele ser una respuesta adecuada y breve a una amenaza específica y presente.

El Trastorno de Ansiedad Generalizada es una afección mental común que implica preocupación persistente y excesiva que interfiere con las actividades diarias. Los síntomas físicos incluyen inquietud, sensación de borde o fatiga fácil, dificultad para concentrarse, tensión muscular o problemas para dormir. Las preocupaciones consisten en responsabilidades cotidianas, salud familiar, finanzas y tareas domésticas.

Tipos de Trastornos de Ansiedad

  • El trastorno de pánico se caracteriza por ataques de pánico que vienen con una sensación de miedo y síntomas físicos como latidos del corazón, frecuencia cardíaca rápida, sudoración, temblores, dificultad para respirar o sensación de asfixia. Los ataques de pánico ocurren repentinamente y pueden llevar a la persona a cambiar o restringir las actividades habituales por miedo en anticipación al próximo ataque de pánico.
  • Las fobias consisten en miedos intensos e intrusivos de situaciones o cosas específicas (alturas, viajar en avión, arañas, serpientes, etc.).
  • El trastorno de ansiedad social tiene que ver con el miedo a las situaciones sociales y preocuparse por ser juzgado o rechazado. Aquellos que sufren de ansiedad social tienen dificultades para hacer amigos y pueden sentir náuseas, sudorosos o temblores en entornos sociales.

Causas

Aunque no existe una causa conocida, los trastornos de ansiedad son el resultado de una combinación de factores genéticos, ambientales, psicológicos y de desarrollo. Las personas con trastornos de ansiedad tienen una cosa en común: se sienten fácilmente abrumados por sus emociones y reaccionan negativamente hacia esos sentimientos. Mientras que una respuesta natural puede ser intentar evitar la situación que causa la ansiedad, hallazgos recientes sugieren que en lugar de proporcionar alivio, la evitación alimenta la ansiedad.

Tratamientos y Mecanismos de Afrontamiento

El tratamiento para los trastornos de ansiedad incluye terapia cognitivo-conductual para aprender diferentes formas de pensar o psicoterapia también conocida como "terapia de conversación". El uso a corto plazo de medicamentos para ayudar con los síntomas físicos y los antidepresivos se puede utilizar para ayudar a las personas con trastornos de ansiedad.

Las personas que sufren de ansiedad se benefician de técnicas de manejo del estrés como la meditación, la participación en grupos de apoyo y la educación del paciente. Evitar estimulantes como la cafeína también puede ayudar a frenar los síntomas físicos.

La Diferencia Entre el Estrés y la Ansiedad

En la superficie, el estrés y la ansiedad pueden tener el mismo aspecto que ambos son respuestas emocionales. La diferencia es que el estrés es causado por un desencadenante externo, mientras que las preocupaciones persistentes experimentadas con ansiedad son impulsadas internamente y permanecen en ausencia de un factor de estrés. Los síntomas similares de la tensión muscular, irritabilidad, dificultad para concentrarse y problemas de sueño pueden dificultar la distinción entre estrés o ansiedad. Las estrategias de afrontamiento mencionadas anteriormente junto con la actividad física regular, una dieta saludable, y dormir lo suficiente son buenos puntos de partida en ambas situaciones. Si los síntomas persisten o interfieren con el funcionamiento diario, puede ser el momento de consultar con un proveedor de salud mental.

English