Es importante poner límites saludables para la salud física, mental y emocional. Los limites son pautas o guías que una persona crea para identificar por si misma cuales son las formas seguras y respetuosas para que los demás se comporten a su alrededor y como responderán cuando alguien se salga de esos límites. Es importante establecer límites no solo para el cuidado propio y respeto por sí mismo, sino también para comunicar sus necesidades y establecer límites saludables en las relaciones.

Los limites personales son únicos para todos. Estos límites pueden ser difíciles de definir porque las líneas no se ven y pueden cambiar con el tiempo. Los limites determinan la cantidad de espacio físico y emocional que puede haber entre ellos y los demás para hacerlos sentir cómodos. Los limites personales ayudan a determinar qué tipos de comunicación, comportamiento e interacción son aceptables.

Cuando identifique la necesidad de establecer un límite, asegúrese de hacerlo de manera clara, tranquila, firme, respetuosa y con la menor cantidad de palabras posible. No hay necesidad de justificar o disculparse por el límite que está estableciendo. Es importante recordar que usted no es responsable de la reacción de la otra persona al límite que está estableciendo. Solo eres responsable de comunicar tus límites de manera respetuosa.

Los beneficios de establecer y mantener limites saludables incluyen el darnos poder para estar firmes, disfrutar de asociaciones equitativas, proteger el espacio físico y emocional y asumir la responsabilidad de uno mismo.

English