Sentir que no hay suficiente tiempo para hacer todas las cosas que uno necesita hacer puede construir estrés y ansiedad afectando la salud mental de una persona. Cuando alguien está abrumado con las tareas y carece de tiempo para lograrlas, puede influir en su estado de ánimo, relaciones personales y productividad. No tener el tiempo adecuado para lidiar con las dificultades de las demandas diarias del trabajo, la familia, la escuela y otras responsabilidades puede causar ansiedad en una persona. Las estrategias eficaces para manejar el tiempo pueden ayudar a aliviar el estrés y permitirle a la persona tiempo libre para atender las necesidades personales.

Las distracciones son un mayor obstáculo en cumplir con las tareas y administrar bien el tiempo. Es fácil distraerse cuando el televisor está encendido, el correo electrónico o las notificaciones de texto suelen aparecer, el teléfono o timbre suena, u otras personas están en la habitación con usted. Algunas personas necesitan música o ruido de fondo para trabajar eficientemente. Otros prefieren un ambiente más tranquilo. Encuentre un lugar donde el ambiente fomente la productividad. Todas las personas son diferentes. Averigüe lo que le ayuda a ser más productivo y hacer las tareas. Establezca sus límites para asegurarse de que administre bien su tiempo.

  • Designe ciertas horas del día para responder correos electrónicos. Claro que habrá correos electrónicos que necesitan atención inmediata, pero en su mayor parte, muchos pueden esperar hasta un momento menos ocupado del día para que usted responda.
  • Si trabaja en su propia oficina, puede ser fácil para alguien entrar y sentarse en la silla vacía y permanecer más tiempo de lo debido. Sin embargo, si hay un elemento en esa silla, la persona puede pensar dos veces en sentarse en la silla y estará más inclinada a mantener su visita corta.
  • Limite el uso del teléfono celular. Los teléfonos celulares se han convertido en una necesidad especialmente en un caso de emergencia, por lo que no podemos desconectarnos completamente de ellos. Cuando el teléfono o las alertas de notificación suenan constantemente puede ser una distracción. Guardar el teléfono y mirarlo solo en los horarios designados puede ayudar a su productividad durante el día.
  • Proteja su tiempo aprendiendo a decir amablemente "no". Cuando se le pida que asista con otra tarea o le ayude a alguien, piense en cómo le afectará agregar eso a su lista de tareas pendientes. No se abrume porque decir que no le hace sentir incómodo. Es comprensible que no siempre se puede cumplir, por lo que es importante educadamente decir "no" o "no puedo en este momento".
  • Haga un horario diario para sí mismo y consérvelo, permitiendo descansos para que pueda alejarse de la rutina por un poco y revitalizarse. Volver con ojos frescos y mente refrescada podría ayudarle a hacer el trabajo. Planifique su tiempo y añade un cojín ya que las cosas no siempre salen según lo tiene planeado.

Otro obstáculo en administrar bien el tiempo es tener tanto que hacer y no saber por dónde empezar o qué tareas hacer primero. Hacer una lista priorizada de las tareas que deben completarse puede ayudar. Además, asignar si son urgentes e/o importantes puede permitir que uno visualice lo que se debe completar primero, lo que se puede delegar a otra persona, lo que puede esperar para otro momento y lo que se puede eliminar de la lista por completo. Concéntrese en los elementos que son urgentes e importantes. Delegue aquellos que son urgentes, pero no importantes. Designe un momento posterior para trabajar en elementos importantes que no son urgentes. Manténgase alejado de aquellos que no son ni urgentes ni importantes.
Con el fin de administrar eficazmente su tiempo y disminuir su estrés, es importante identificar el problema para que pueda encontrar la solución adecuada.

English

Regresar a Estilo de Vida