Prácticas de Alimentación Consciente

El investigador de meditación Jon Kabat-Zinn definió la atención plena como una forma de prestar atención, a propósito, con paciencia, a  las experiencias internas y externas, sin juicio. Al tomar pausa y aplicar las prácticas de atención plena, podemos recuperar el disfrute en los alimentos que comemos y experimentar un mejor nivel de salud.

Si nuestros hábitos alimenticios reflejan nuestro estilo de vida ocupado y apresurado, es posible que estemos experimentando comer sin sentido o comiendo por razones emocionales o sociales. Disminuir la velocidad para comer es importante porque puede tomar unos 20 minutos antes de que el cerebro se dé cuenta de que el estómago está lleno. Si comemos demasiado rápido, cada comida se convierte en una oportunidad para comer en exceso. Una sensación de pesadez después de una comida puede ser una señal de que comimos demasiado. Comer lentamente puede ser más difícil de lo que crees. Estas son algunas sugerencias para comer pausadamente:

  • Concéntrate en la respiración – ¿Estás respirando correctamente durante toda la comida? ¿Comiendo en bocados grandes y sin masticar la comida completamente?

 

  • Masticar la comida antes de tomar la siguiente mordida- la digestión de los alimentos comienza en la boca. Masticar nuestra comida la descompone en trozos más pequeños. Podemos apoyar el proceso de digestión masticando lento y a fondo, permitiendo que los alimentos se mezclen con saliva para descomponer aún más los alimentos antes de moverse a lo largo del tracto digestivo. 

 

  • Saborea la comida – si realmente nos enfocamos en el sabor de la comida e intentamos disfrutar de ella, automáticamente comeremos más despacio. Está perfectamente bien comer primero tu comida favorita. Esto no solo te permite disfrutar de la comida, sino que también evitaras comer en exceso.

 

  • Establecer un temporizador - a menudo pensamos en el uso de temporizadores para terminar de hacer las cosas, pero en este caso, establecer un temporizador para 20 minutos puede darnos una idea de lo rápido que estamos comiendo (la mayoría de la gente terminará mucho antes de que el temporizador se apague) y nos recuerda que debemos de comer más lento. Come por diez minutos, toma un descanso de cinco minutos y luego termina de comer si todavía sientes hambre después del descanso.

 

Prestar atención a las señales de hambre es clave para incorporar un enfoque consciente a nuestras prácticas alimentarias.

 

  • Come cuando tienes hambre, puede parecer una sugerencia obvia, pero a menudo comemos porque es hora de comer, estamos estresados, ansiosos o por razones sociales y culturales. Presta atención a tus señales de hambre. Si te das cuenta de que estás comiendo por razones emocionales, respira hondo. Reconoce tus sentimientos y piensa en una actividad alternativa. Planificar situaciones sociales también es útil. Estas son algunas frases de ejemplo para usar en entornos sociales cuando no tienes hambre.
    • No tengo hambre en este momento, pero me encantaría empacar un poco para más tarde
    • Estoy disfrutando de nuestro tiempo / conversación juntos, voy a comer más tarde

 

Manténgase hidratado – beber agua durante todo el día puede ayudarnos a mantenernos hidratados y evitar confundir la sed con hambre. Trata de comenzar el día con un vaso de agua.

 

Regresar a página de Estilo de Vida

English